Pregón de Tías 2007

Publicado: 6 julio, 2015 en Pregones de Tías

Fuente:
Archivo de: Óscar Torres Perdomo y Jesús Perdomo Ramírez

Pregón de las Fiestas de Ntra. Sra. de La Candelaria
Tías  2007

ambrosio- tias Por:  Ambrosio Sebastián Abeso-Ndjeng Angono

La llamada de Juan Ángel me llenó de mucha alegría. “¿Qué tal, amigo? ¿Cómo estás? Esta vez te llamo no sólo para felicitarte, sino también para otra cosa más importante. Espera un momento que te voy a poner con Rafael; a propósito, te vamos a pedir algo muy importante a lo que no te puedes negar”.

La verdad es que estaba ansioso de hablar con Rafael para saber qué era eso tan importante. Sinceramente esperaba que me anunciara una boda o un bautizo, lo habitual en este tipo de llamadas. Esperaba oír que Rafael, Juan Ángel, Pepe Juan o Carmen Delia o cualquiera de ellos fuera a casarse. Y resulta que me llamaban para pedirme que sea el pregonero de las Fiestas de La Candelaria y San Blas de este año 2007.

Mi ansiedad y mi alegría se tornaron en pesadilla y preocupación ante una responsabilidad de tal calibre. Me cogió “el miedo escénico”, me vinieron a la cabeza los famosos versos de Lope de Vega: “Un soneto me manda ser violante, que en mi vida me he visto en tal aprieto”… y mi primera reacción fue negarme; puse excusas.

Después de reflexionarlo durante una mañana, acepté ser pregonero sin haberlo sido nunca en mi vida. Y hoy me siento muy orgulloso y alagado de ser pregonero de estas fiestas. Orgulloso y contento por ser el hijo de Tías más joven y al mismo tiempo más viejo que tiene el honor de pregonar las fiestas de su pueblo.

Nací como hijo de Tías el día 18 de septiembre de 1998. En este día llegué a Tías con una maleta vacía de cosas pero llena de ilusiones, de incertidumbres, de miedos, pero sobre todo de alegría y con las manos abiertas para acoger y aprender todo de este Pueblo. Nací en el seno de una familia muy numerosa con hermanos en todo el Municipio, desde Mácher a la Asomada, de Masdache a Conil, de Tías a la Tiñosa, de la Candelaria a San Antonio. Hermanos de muchas procedencias y colores, canarios de otras islas y peninsulares, europeos, y asiáticos, americanos del centro y del sur, africanos de Guinea Ecuatorial y de otras nacionalidades… todos ellos me acogieron bien en mi pueblo de Tías, y yo me siento orgulloso de todos y de cada uno ellos, orgulloso por todo lo que me han dado y me siguen dando como persona y como cristiano.

Mi vinculación con Tías data de 1.796 cuando es erigida como Parroquia, lo que hace que me sienta orgulloso no sólo de haber vivido en un pueblo con una experiencia de fe de más de doscientos años, sino también de haber tenido el honor y el privilegio de presidir dicha comunidad durante cinco años, los mejores cinco años de mi vida como cristiano.

Me hubiera gustado hacer un pregón tan bonito e interesante como el que hizo mi predecesora Bernarda Candelaria Díaz Rodríguez (2006) o como el de Juana Delgado Morín (2002), pregones entrañables y llenos de sentimientos, de amor a su pueblo y su historia, sobre todo de calidad humana y de hondura creyente en su fiesta de la Candelaria.

Decir que Tías es hoy un pueblo próspero y una de las primeras referencias de Lanzarote y de las islas Canarias en general, es una obviedad, decir que para mí Tías es el segundo pueblo más importante del mundo, no necesita explicaciones. Tías ha sido y seguirá siendo siempre mi primera Parroquia, “es tu primer amor y nunca se olvida el primer amor” me dijo D. Francisco Cases, el actual obispo de nuestra Diócesis en la últimas Confirmaciones que se celebraron en Tías en las que no sólo participé como sacerdote, sino también como Padrino de Aytami.

Tías es un pueblo acogedor, un pueblo de gente trabajadora, sencilla y humilde, gente de gran calidad humana. Esto lo atestigua la cantidad de personas de otras procedencias que viven y trabajan en Tías. Fui acogido en Tías, no sólo yo y mi familia, sino toda la comunidad de guineanos de Guinea Ecuatorial que durante cinco años tuvo su casa, su Parroquia y sus hermanos en Tías. Las mejores experiencias de comunión y de unidad que uno puede vivir se vivían y se viven en sus fiestas: encuentros entre las comunidades parroquiales (Mácher, Conil, la Asomada, Masdache, la Tiñosa), y con otras parroquias de Lanzarote, con jóvenes de distintos lugares y procedencias, subidas y bajadas a la Candelaria; encuentros y momentos de verdadera vida y de alegría.

Presidir las Celebraciones eucarísticas de las Fiestas de la Candelaria y de san Blas fue siempre mi gran honor y mi máximo orgullo. Creo que Bernarda Candelaria Díaz describe perfectamente en su pregón la imagen emblemática de Tías cuando dice: “Es precisamente la imagen de la iglesia de la Candelaria junto con el cementerio más antiguo de la isla, en lo alto del pueblo y con la Montaña Blanca al fondo, la estampa más emblemática de este pueblo de Tías, y a su vez este punto constituye un mirador natural desde donde se puede contemplar una vista incomparable del pueblo de Tías, de la costa y del mar”. Ahora lo puedo decir, porque estoy lejos y para que otros lo hagan si quieren. Uno de mis paseos favoritos era subir a la Candelaria y desde su mirador natural miraba al horizonte, contemplaba las blancas arenas de las playas de Fuerteventura, veía subir y bajar los aviones, me dejaba llevar por el susurro del viento ¡me sentía vivo! y la mirada al horizonte me hacía universal, porque en un instante me trasladaba desde las montañas desnudas de Tías a los bosques tropicales de Micomiseng, y me sentía en Casa; aquello me hacía humano, me hacía cristiano. Descubría en mi mirada la mirada cariñosa y materna de Nuestra madre de la Candelaria y cuando salía de allí, bajaba más calmado, más relajado, se me habían quitado los enfados, intentaba mirar a los demás como los mira María; intentaba mirar al Pueblo con los ojos de María. No se preocupen, no me he vuelto santo ni místico ni nada de eso, sigo siendo el mismo ruin de siempre. Les cuento lo que me hacía sentirme del pueblo, el por qué me paraba a saludar y hablar con todo el mundo, los que iban a misa y los que no iban, a los que les gustaba el cura y a los que les caía mal, a los niños y mayores, a jóvenes y ancianos, a políticos del gobierno y a los de la oposición, a los empleados del Ayuntamiento, a mi amigo Cañada. Sólo les cuento el por qué me ponía a jugar al fútbol con los niños de la catequesis en la plaza, por qué jugaba a las cartas con Gregorio Rodríguez y con María Ángeles Luís en sus casas, o me paraba a hablar con “Mohamed” cuando él venía hablando solo, o iba a tomar vino con mi amigo Honorio y Teresita, con Félix y Margarita en la Candelaria, con Benigno y Carmen… pararse a hablar con la gente es lo que también hacía y hace Lila cuando va o viene de Misa, cuando iba de paseo con su marido Pepe, es también lo que hacía Isabel Aparicio, es lo que hace Azucena,… las miradas de amor y de acogida de Nuestra Señora de la Candelaria y de San Blas me inspiraron y me llevaron a amar al pueblo, a todos sus habitantes: a los estudiantes y a los políticos, a los inmigrantes y a las monjas (Mª Ángeles, Piedad, Josefina Mitxeo, Montse, Blanca… y las que están ahora, cuya labor admiro y cuya fe y cercanía me ayudaron mucho… gracias) a los catequistas, a los niños y a sus abuelos, a los negros y a los blancos; en las fiestas y en los duelos, en el sufrimiento y en la salud…

Vivir en Tías ha sido para mí una verdadera experiencia de gracia, un verdadero don, una presencia de Dios en todos los acontecimientos y en todas las personas. Cuando hablo de Tías estoy hablando de toda la Parroquia con todas sus comunidades y personas… Entrañables imágenes acuden a mi memoria: degustando un buen vino con Félix en Tías, la deliciosa mistela en casa de Angélica y los inconfundibles roscos en casa de María y Fina o en Casa de Salvador y Mari Lola en Mácher; la distendida y animada charla en casa de Loli y Vicente o de Ruizber y sus padres en Masdache; en la de Yolanda, de Fátima o de Lucía (Puerto del Carmen), o en la Pepe o su cuñado Antonio en la Asomada; en la casa de Rafael o la de Alicia y José Domingo en Conil…¡Cuántos buenos recuerdos!. Todos ustedes me han dado mucho, me han llenado de Amor y por eso me siento un auténtico hijo de Tías.

A mí me ha tocado nacer en el Tías de hoy, próspero humana, social y económicamente; una prosperidad y un progreso que va en aumento. El departamento de juventud me llena de alegría cuando entro en él; están trabajando los jóvenes del municipio, ilusionados, contentos… un progreso que se nota también en el aumento y mejora de las instalaciones, un nuevo ambulatorio, un nuevo edificio del Ayuntamiento, las instalaciones deportivas cada vez más mejoradas. Creo que los políticos de Tías (del Gobierno y de la Oposición) se encuentran entre los más trabajadores y honestos de Lanzarote y de toda Canarias. Desde aquí les animo a seguir en esta línea; El progreso de Tías también se nota porque es uno de los municipios de España donde menos paro hay; Tías es y ha sido el pionero y la élite del Turismo en Lanzarote.

Todos estos avances y progresos son Buenas Noticias para el pueblo y para cada uno de sus habitantes. Pero siempre queda el reto de mejorar, de ser los primeros. Para mejorar y ser primeros, está el reto de saber conjugar los tres tiempos verbales fundamentales para un ser humano: el pasado, el presente y el futuro. Cuando miramos el pasado, no es sólo para no volver a cometer los mismos errores, que suele ser la mirada más común, sino, y sobre todo, para saber el camino que hemos recorrido y cómo lo hemos recorrido: es mirar con ternura los campos que nuestros padres han cultivado con sudor, es valorar el esfuerzo y el sacrificio de muchas generaciones hasta llegar aquí, es preguntarnos por los valores que han movido a nuestros padres, a nuestros abuelos; ser capaces de descubrir la Fe serena y sencilla que les animaba en sus dificultades ,que les llenaba de esperanza en un futuro mejor para sus hijos. Y solamente desde estas claves seremos capaces de vivir con agradecimiento los frutos y las prosperidades de hoy como un don; y plantear y acoger nuestro futuro y el de nuestros hijos como el mejor legado, el mejor don, que no sólo no nos pertenece, sino que se nos ha dado. Y desde ahí vivirlo como reto y sacrificio porque también nosotros tenemos que aportar a este gran legado nuestro esfuerzo, nuestro sudor y nuestra entrega.

Como creyente y como hijo de este pueblo, creo que Tías cometería un error grave si plantea su progreso al margen de Nuestra Señora de la Candelaria y de San Blas. Un progreso sin Dios no hace a los nombres humanos, sino que los puede convertir en monstruos, y creer que el hombre progresa estando enfrentado o negando a Dios, es una equivocación. Dios no es enemigo del hombre ni del progreso. El progreso material no puede estar desligado del progreso espiritual y humano. Creo sinceramente que Tías no sería el Tías que es hoy si no es con la ayuda de su fe, la mirada de la Virgen y el canto de su pueblo. Un mundo sin Dios no es precisamente el mejor de los mundos, y un hombre sin alma o Espíritu no es precisamente el mejor de los hombres; y si en Tías queremos progresar profundamente, tenemos que hacer que el hombre y Dios vuelvan a ir juntos y no separados porque cuando van separados o divorciados, es el hombre el que sale perdiendo.

La historia de Tías tiene que ser leída siempre como una historia de Salvación, como una historia de amor entre Dios y su Pueblo, entre la Madre María con sus hijos, una historia llena de lágrimas y de entrega, llena de alegría y de ilusión, llena de luz y de esperanza, en definitiva, una historia de vida.

Cuando no había infraestructuras en el Pueblo, era la Parroquia, los distintos curas que ha tenido y sus feligreses los que han intentando animar, alentar, y empujar al pueblo como lo testimonian en sus pregones tanto Juana Delgado (Juanita para los amigos) como Bernarda Candelaria que lo expresan de la siguiente manera: “Los actos populares de las tardes de las fiestas eran el paseo en la carretera y a continuación, alguna obra de teatro en la “Antigua Sociedad’ del pueblo, protagonizada por la agrupación parroquial, ‘La Diversión’ que en los años sesenta, nació al calor de la Iglesia…” (Juana Delgado 2002) y dice Bernarda Candelaria: “En el marco de esta forma de vida humilde, la religión tenía un papel primordial y la iglesia era el principal punto de encuentro de los vecinos, siendo las celebraciones religiosas, no sólo una forma de manifestar la fe y la devoción, sino un motivo de reunión e interralación social”… “Y con especial cariño recuerdo también al Club Nueva Juventud, que nació en los salones de la Iglesia Nueva… Ahí surgió el grupo de teatro ‘Los fragosos’…” y otros muchos acontecimientos y momentos en los que la Parroquia cogía la delantera. También hoy sigue siendo una referencia fundamental para el Pueblo en su formación y en la maduración de la fe de muchos, lo es en la preparación de la Comunión, de la Confirmación, en los Bautizos, en las Bodas, en los entierros y funerales…

Queridos hermanos y amigos de Tías, es una inmensa alegría para mí dirigirme para hacerles la invitación a participar en las fiestas en honor a Nuestra Señora de la Candelaria y de San Blas de Tías. La fiesta significa alegría, es regocijo, es ilusión pero sobre todo es vida y es comunión; y ustedes saben vivir todos estos valores que hacen de verdad que la fiesta sea Fiesta.

Celebrar las fiestas de La Candelaria y de San Blas ha sido, es y debe seguir siendo la máxima expresión del Pueblo y Municipio de Tías; y lo es.

Tomando prestado las palabras del libro del Apocalipsis, deseo concluir este pregón desde esta clave; y dice el libro del Apocalipsis: “Conozco tus obras, tu esfuerzo y tu entereza. Sé que no puedes soportar a los malvados, que has puesto a prueba a los que se llaman apóstoles sin serlo y los hallaste mentirosos. Tienes entereza y has sufrido por mi nombre sin claudicar. Pero he de echarte en cara que has dejado enfriar el amor primero. Recuerda, pues, de dónde has caído; cambia de actitud y vuelve a tu conducta primera” (Ap 2, 2-5).

“Conozco tus obras”, Tías. He visto tu unidad en los momentos importantes, especialmente en los momentos de dolor; ¡Qué acompañamiento en los duelos! ¡Qué cercanía a los hermanos que han sufrido la desgracia! ¡Qué apoyo a los hermanos menos favorecidos; cómo se unen los esfuerzos para echarle una mano! ¡Qué expresión de alegría a la hora celebrar el Banquete del Señor y con qué fe se celebra!
“Conozco tus esfuerzos” para lograr la concordia entre los vecinos, para vivir desde el perdón, para ser un pueblo unido, para mantener la identidad.

Todo esto lo he visto, lo he vivido y me he enriquecido con ello; no tengo que “echarte en cara” nada. Pero como miembro de esta comunidad, me surge el deseo de expresarte ciertas preocupaciones que tengo y que quiero compartir contigo, Tías:

• Me preocupa y cuestiono el alejamiento progresivo de la juventud de la fe de su pueblo, de los valores de sus abuelos; su “excesivo” individualismo, su acentuado materialismo.

Me preocupa el Silencio de los abuelos, en el sentido de que están tan callados que parece que ya no nos pueden aportar nada cuando precisamente han sido ellos los que han construido con sus esfuerzos y lágrimas, con sus alegrías y desilusiones, con su trabajo y entusiasmo el Municipio de Tías que hoy disfrutamos.

Me preocupa que construyamos un futuro sin Dios, un pueblo sólo con individuos y sin personas de convicciones y de Palabra, me preocupa un posible futuro sin rumbo, sin horizontes. Me preocupa la construcción de un hombre sin sustancia, me preocupa una existencia vacía. Un hombre sin identidad, sin dignidad.

Con este pregón expreso mi más profunda gratitud a este pueblo y a todos sus hijos, los vivos y los muertos. Que Nuestra Señora de la Candelaria y San Blas nos ayuden de verdad a volver al “Amor Primero” y ser un auténtico pueblo y una verdadera comunidad de hermanos.

Muchas gracias y muchas Felicidades.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s