Pregón de Tías 2011

Publicado: 6 julio, 2015 en Pregones de Tías

Fuente:
Archivo de: Óscar Torres Perdomo y Jesús Perdomo Ramírez

Pregón de las Fiestas de Ntra. Sra. de La Candelaria
Tías 2011
Por: Juan  Cruz  Sepúlveda

Juan cruz

Estimados vecinos y amigos. Me van a permitir que no les haga un pregón al uso y que pregone estas fiestas realizando una breve semblanza de los distintos curas que han pasado por nuestra parroquia. Intentaré que se conozca, un poquito mejor, la aportación en lo religioso, social y cultural, que los mismos realizaron a lo largo de la historia de esta parroquia. Debido al peso de la iglesia católica en la historia de este país, estas personas han jugado un papel relevante en el devenir de este pueblo y de estas fiestas de La Candelaria que nos disponemos a iniciar en el día de hoy.

Como todos ustedes saben, a finales del siglo XVIII, en Lanzarote sólo existía la parroquia de Teguise y las ayudas de parroquias de Haría y de Yaiza, por lo que las peticiones de nuevas parroquias eran constantes y se justificaban “en la lejanía para trasladar a los recién nacidos a bautizar, los muertos a enterrar, teniéndose que desplazar a muchas leguas de distancia…” Por tanto el Obispo Tavira encarga, dentro del Plan Beneficial para la isla, la creación de cuatro nuevas ayudas de parroquias: Tinajo, San Bartolomé, Tías y Arrecife.
Para fijar los linderos de las nuevas ayudas de parroquias de Canarias, el Obispado le hizo el encargo a un exmilitar, viudo metido a cura en su vejez, hermano de Clavijo y Fajardo y buen conocedor del terreno. Los límites parroquiales servirían más tarde para el señalamiento de la división administrativa de los municipios. Tías es uno de ellos, la parroquia se crea en julio de 1796, y en la definición de sus límites se dice: “…El distrito de la Ayuda de Parroquia de Tías será tomando primer punto de la Montaña del Sobaco por la misma parte del Naciente a dar a Montaña Blanca, también por su falda que mira al mismo Naciente, de allí partirá a la Montaña Bermeja, al Lomo de Tías que está enfrente del aljibe de los Reyes y de allí a la Montaña de Guacimeta derecho al mar, con lo que queda la Parroquia de Tías deslindada de Yaiza por el Poniente y con San Bartolomé por parte del Naciente y por la del norte queda también deslindada tomando por la misma montaña del Sobaco a dar a lo alto del Pico de Testeina y de allí al primero lindero de Yaiza y comprendiera además del dicho lugar de Tías los pagos de Conil, Masdache, Mácher, La Asomada y Tegoyo”.
DE LOS CURAS:
Por la parroquia de Tías, en sus casi 215 años de existencia han pasado 23 párrocos, uno nació en Tías y fue párroco de la Candelaria; tres nacieron en Tías pero no fueron “curas pilongos”, y 9 de los 23 obtuvieron el primer destino en esta parroquia.
1.- JOSEP PLACIDO Y PARRILLA (1796-97) aparece como el primer párroco que tiene la ayuda de parroquia de Nuestra Señora de la Candelaria de Tías, un 18 de julio de 1796. Este cura nació en Tinajo el 5 de octubre de 1763 y se ordenó sacerdote el 26 de septiembre de 1790, después de su paso por Tías, algo más de un año, accedió a la parroquia de San Roque en Tinajo. Por los apuntes del obispo Verdugo sabemos que el sueldo del cura para este tipo de parroquia era de 350 pesos.
2.-El segundo cura que llega a la parroquia será CAYETANO CABRERA (1797-1813). Lo ordena el obispo Cervera y permanece en Tías casi trece años. Estrena siglo y celebra la primera boda y escribe en el libro de casamientos: “…casa a Pedro de Guadalupe con María Nieves…de padre no conocido…” Era el 11 de marzo del 1800.”
En esa época, hay tres clérigos que actúan, eventualmente, en algunos actos de la parroquia de la Candelaria:
Ginés Parrilla Lemes, nacido en Mozaga, pertenece a la parroquia de Teguise y reside y dice misa en Mozaga.
-Miguel de Armas y Silva, presbítero, nacido en Tías el 29 de octubre de 1775, fue ordenado por el obispo Verdugo, entre los años 1800 al 1811.
Aparece colaborando en Tías y a partir de esta fecha lo hace en Teguise.
Pablo Déniz Silva nació en Tías el 9 de agosto de 1779 y fue ordenado por el obispo Verdugo en 1804 y estuvo adscrito a Tías hasta su fallecimiento en 1863, con 86 años. En una época fue capellán de Nuestra Señora de Dolores.
3.-El tercer cura que llega a la parroquia es JACINTO FIGUERAS (1813-26). Los registros anotados por esas fechas en los libros sacramentales son realizados con tinta de mala calidad.
4.-ANTONIO FAJARDO SILVA (1826-68) será el primer párroco nacido en Tías (26 de febrero de 1784) y ordenado en el 1811. Este “cura pilongo”, por los asientos que figuran en los libros sacramentales, debió de ser el de mayor permanencia en la parroquia, cerca de 42 años.
Varios son los acontecimientos que se van a suceder en la estancia de este párroco: el obispo Codina visita la parroquia coincidiendo con las fiestas de la Candelaria en 1856. Se lee en los archivos que “…el obispo durmió en la casa del cura y al día siguiente pronunció el sermón de La Candelaria y dice que los fieles no cabían en la iglesia…”
En el 1863 recibe al obispo Joaquín Lluch. En visita a la parroquia confirma a 146 varones y 157 hembras. Le ordena al párroco que “…extirpe el trabajo los días festivos y que no siendo suficiente la iglesia para dar cabida a los fieles en los días de precepto y, estando en un extremo de la población, practique las diligencias necesarias para hacer nuevo templo en el mismo sitio donde comenzó la obra años atrás…”
En tiempos de este cura, arriba a la isla el adinerado navegante siciliano Mariano Stinga, quien se casa en segundas nupcias con la joven Andrea Rodríguez, hija del alcalde de Haría, y se establece en la hacienda de Tegoyo, mandatando a construir la ermita por un importe de 20.000 reales de vellón e hizo traer la pila bautismal desde la ciudad de Génova en Italia. Un 24 de julio de 1863 se procede a bendecir la ermita del Sagrado Corazón de Jesús. Según los escritos: “… Vino gente de toda la isla, el anciano párroco de Tías Antonio Fajardo dijo la misa de nueve… estaban presentes el cura de Tinajo D. Juan Guerra Herrera, el cura Beneficiario de Haría, D. Juan María González Pasado, y el cura de Femés arcipreste de la isla. Se hizo traer para la ocasión el armonio de la Parroquia, que tocó el cura de Tinajo…”
En este mismo año se otorga licencia para decir misa en la ermita de Mácher, propiedad de la familia Rodríguez, por el número de fieles existentes bajo la devoción de la Virgen de los Dolores.
5.-En tiempos del quinto párroco FORTUNATO PEREYRA Y CAMACHO (1868-94-98), comienzan años de extremada pobreza y hambre, fuertes oleadas de emigración a América. Hasta el alcalde se va. Este cura recibe visita pastoral del Sr. Obispo D. José Mª Orquinaona y Bidot. En víspera y día de Candelaria, en 1871, se dice que la visita pastoral la inicia el día uno en Teguise y que “…pasamos por Tao, Mozaga, atravesamos San Bartolomé y se llegó a Tías por la tarde y se rezó el santo rosario por la noche en la iglesia. Al día siguiente era la función religiosa del día de La Candelaria, acompañados del Párroco de Teguise y del Puerto predicando…luego se participó en la procesión con la sagrada imagen. El día 3 se visitó el templo y el cementerio y examinó los libros parroquiales y cuenta que visitó las ermitas de Tegoyo y de Mácher”.
El día 5 domingo dio comunión a los fieles y dejo constancia en el libro de actas en lo relativo a: “…que todos los fieles vayan a misa…” Vistos los asientos del libro de bautismo, donde no pocos son hijos naturales de lo que se desprende que son fruto de relaciones ilícitas…”pide al Sr. Párroco que se reparen estas desgraciadas circunstancias y que se fomente el tener los hijos en el matrimonio…” Se pide que se haga un inventario de los feligreses que viven en este estado. Se insiste para que los niños vayan a la escuela y que los tres testigos de bodas conozcan a los contrayentes.
Durante la estancia de Fortunato, la iglesia de La Candelaria sufrió un pavoroso incendio motivado por alguna vela mal apagada en las novenas de mayo. El Sr. Obispo emite una circular en septiembre de 1874 para restaurar los daños del incendio y se da traslado a los residentes de Canarias en Montevideo.
El cinco de julio de 1884 D. Fortunato celebra la boda de Pedro Quintana, Teniente Coronel Comandante del Batallón de la isla, Caballero de Isabel La Católica y Placa de San Hermenegildo. Natural de la ciudad de la Laguna y residente en Arrecife, de 45 años, contrae matrimonio con Eloísa Díaz, soltera de 17 años, hija de Antonio Díaz y de Juana Rocha. Le asiste el cura castrense capellán D Leandro de Lara…
6.-En la enfermedad y muerte de D. Fortunato, se ocupan interinamente de la parroquia el cura de Yaiza Carlos Cabrera, el cura de San Marcial Manuel Pérez Cabrera y el cura ecónomo Manuel Suárez Vega.
El obispo Cueto (Padre Cueto) nombra párroco de La Candelaria en Tías a FRANCISCO DE LA FE BENITEZ (1898-1902), natural del pueblo de Moya, en Gran Canaria. Este cura estrena el siglo XX. Celebra la primera boda del siglo casando a Manuel Pedro de Santa Ana Díaz, de 23 años, hijo de Pedro Díaz y de María Coello, con María Dolores Mota.
7.-El siguiente párroco que llega a La Candelaria, SINFORIANO SUÁREZ SUÁREZ (1902-1918), procede del mismo municipio que el anterior, Moya (Fontanales). En su tiempo se habilita para el culto religioso la ermita de San Antonio y, en esta pequeña iglesia engalanada, recibe un 14 de abril de 1910 al Sr. Obispo Adolfo Pérez Muñoz, quien procede a administrar el sacramento de la confirmación y comunión a los feligreses. En ese mismo año casa a Fernando Pereyra Galviatti con María del Carmen Stinga Parrilla. El cura de Tinajo, Tomás Rodríguez, celebra un funeral en el oratorio de Mácher sin el preceptivo permiso de D. Sinforiano, y se origina una disputa que es elevada al Sr. Obispo.
En el año que se inicia la primera guerra mundial se producen 21 bodas en la parroquia de Tías.
8.- El octavo cura que llega a Tías es MANUEL SÁNCHEZ TREJO (1918-1941). Había nacido en La Lechuza de San Mateo. Llega en el 1918 y permanecerá unos 23 años en la parroquia de La Candelaria. D. Manuel, ante todo, es un gran calígrafo. Todos sus registros son de alta calidad, belleza y pulcritud, unido a la perfecta ortografía y expresión. Durante un tiempo combinó las labores parroquiales con la enseñanza.
A partir del año 1921 los registros de cada boda son más extensos en detalles y se comienzan a ejecutar bodas fuera de la parroquia matriz, así, aparecen registros efectuados en la ermita de Mácher y en la de San Antonio.
A D. Manuel le toco vivir la Guerra Civil española. Por eso, en sus homilías transmitía a sus feligreses los dramáticos avatares de la Guerra de los que iba teniendo conocimiento a través de una rudimentaria radio. A veces los fieles salían llorando al conocer la suerte de los quintos que estaban alistados en la Guerra.
La parroquia de Tías se había ido extendiendo desde Tías hacia todos sus pagos, donde se había solicitado autorización para ir celebrando misas alternas en todos los pueblos, menos en La Tiñosa, donde la situación de pobreza y calamidad era notable.
El cura se dirige al Sr. Obispo en varias ocasiones. En el 1919 solicita permiso para celebrar el día “…de San Juan Bautista con misa cantada en el pago de la Tiñosa, debido a la lejanía a la parroquia y al mal estado del camino…”
D. Manuel vuelve a enviar una desesperada carta al Sr Obispo en la que le escribe: “…. los vecinos del pago de La Tiñosa, alejados de Dios por su ignorancia a la religión viven dados a vicios del alcohol y carnales, viven y mueren sin sacramentos, sin que se pueda cumplir lo dispuesto en el Concilio Hispalense por carecer de iglesia o lugar apropiado…” Más tarde se vuelve a dirigir al Sr. Obispo y le comunica que: “…el cura compra un almacén para la iglesia…”. Lo describe del siguiente modo: “sito en el centro del caserío, muy cercano al Varadero en la playa solo interpuesto por una manzana de casas con una calle independiente y aislado de construcción reciente, techo machambrado cepillo de 38 vigas, puerta al sur al naciente lleva un solar de 17 m longitud norte a sur por 6,5 m y un aljibe…”. Añade que: “…el exponente desea atender el bien espiritual de aquellos pobres e infelices (100 almas) comprometiéndose a concienciar a las administraciones…”, por lo que “…se compromete a reformar antes de su bendición frontis campanario y pila de agua bendita… el párroco que suscribe con la ayuda de Dios y de su propio pecunio…” En enero de 1924 envía carta al obispo solicitando que echen al maestro nacional D. Gabriel Encinas Castellano. D Manuel, fumador empedernido, falleció repentinamente a los 56 años, en 1941, habiendo ejerciendo de párroco casi 23 años en este pueblo. Se da la circunstancia que D. Manuel dejó el documento de la propiedad de la iglesia de La Tiñosa oculto en los corporales de la iglesia, cocidos en tela. En tiempos de D. José Quintero, la casualidad hace que se descosa y de su interior se desvela la documentación y su carta de ofrecimiento de este templo al señor por sus pecados.
9.- A la muerte de D. Manuel, se ocupa interinamente de la parroquia el cura ecónomo natural de Teror Antonio González Arencibia hasta que se designa a D. JOSÉ PÉREZ MENDOZA (1941-44) párroco de Tías. Este cura, natural de Valleseco, antes de comenzar sus misas pasaba por el pueblo o pago montado en su burro y hacía sonar un silbato llamando a sus fieles y en la iglesia hacía sonar las campanas antes de comenzar la misa.
Fue un impulsor del movimiento de la acción católica. En el 1942 celebra su primera boda. El 10 de abril a las 8 de la noche en La Candelaria, “casa a la vecina de este pueblo Julia Díaz Bermúdez de 21 años con José García Mangas, militar natural de Salamanca de 28 años.”
10.-El décimo párroco de la parroquia de Nuestra Señora de la Candelaria es TEODORO RODRÍGUEZ RGUEZ, (1944-1950). Nacido en Juncalillo de Gáldar, localidad que ha dado a la iglesia muchos clérigos y religiosos muy significados, estudió en el seminario de Las Palmas, donde también lo hicieron sus otros dos hermanos sacerdotes José y Francisco. Antes de ordenarse sacerdote, el obispo le envió a la Universidad Pontificia de Comillas en Santander, donde permanece dos años, obtiene la licenciatura en Teología y realiza estudios de filosofía y derecho canónigo. Regresó a Gran Canaria y se ordenó sacerdote en septiembre del 1944 en la Basílica de Teror.
A D. Teodoro, a finales del 44, en plena segunda guerra mundial, le asignan su primera parroquia en Tías, donde va a permanecer hasta el año 1950. Le toca vivir los finales de los cuarenta en Tías, marcados por las escasas lluvias, pobres cosechas, tiempos de hambre, miserias, emigración; los años 47,48 y el 49 son años malos, de ahí que su primera dedicación sea ayudar a las muchas familias necesitadas. En el 48 participa activamente en las Misiones Populares promovidas por el padre Claret. Los más viejos del lugar describen a Teodoro como un cura joven, alto, de buen aspecto, bien perfumado, con una alta formación y una oratoria fluida y convincente.
Las iglesias se llenaban de fieles para oír al cura nuevo y el fervor religioso concurría a las iglesias de los pagos cuando el cura llegaba montado en su burro y al toque de un silbato invitaba a participar del santo sacramento. Impulsó visitas a los pobres, las clases de religión, catequesis en las viejas escuelas y sus clases imponían, incluso por encima de los maestros del momento. Creó los quinarios, los novenarios, triduos, misiones, etc. Instauró el movimiento de la acción católica, generó un movimiento cultural a través del teatro con la representación de obras en la propia iglesia, los colegios y otros salones, fruto de esa semilla, tal vez, haya perdurado el alto interés por este género entre los buenos aficionados a este arte que hay en el municipio. El exponente más evidente es la Sra. Lila García.
11.- BLAS SOSA GARCÍA, (1950-1953). Llegó a la parroquia acompañado de su hermana. Era un cura muy bondadoso de baja estatura, leía las homilías con gran entonación al igual que sus cánticos. Permaneció poco tiempo en la parroquia. Era su primer destino. Era natural de Guía. Los primeros bautizos registrados por D. Blas a su llegada en el 1950 fueron los niños Manuel Hernández Bonilla, Juan Parrilla Medina y otros.
12.-El sr obispo Antonio Pildain y Zapiain propone ir a la parroquia de La Candelaria en Tías al recién ordenado sacerdote D. OLEGARIO PEÑA VEGA (1953-55), que era natural de Tenteniguada, Valsequillo. El Sr. obispo le da instrucciones para que se compre tres catres, tres mantas, tres colchas y media caja de vajilla a cargo del obispado y se embarca en el “correíllo” La Palma junto a su padre (viudo) y una hermana menor de 14 años.
Del Muelle Chico se traslada al pueblo de Tías en el camión del alcalde Rafael Cedrés, instalándose en la casa del barranco de Las Truchas, poniéndose al servicio de la parroquia. El vecino José Fernández le regala una cabra y otros de la zona algunas gallinas y otros le roturan un pequeño huerto que dispone la casa. Este cura no disponía de medio de transporte y frecuentemente Manolo Sánchez le prestaba su bicicleta. Parece ser que la cantina de Sánchez, que además era barbería y punto de reunión, facilitó el que el cura aprendiera a tocar el timple, cosa que su padre le reprochara por echar mucho tiempo en la cantina. Al poco D. Olegario adquiere en Las Palmas una moto de la marca inglesa “BSA”, por valor de 18.500 pts., siendo el primer cura que se motoriza. Por este motivo el obispo ve en él muchas posibilidades para ofertarle una parroquia de mucha extensión y lo envía al municipio de Tuineje en Fuerteventura.
13.- El cura decimotercero que llega a la parroquia será JOSE QUINTERO BOJART, (1955-1968). Había nacido en Telde, en Gran Canaria. La parroquia de Tías será su primer destino, llega a la isla acompañado de su padre que era viudo y se instaló en la antigua casa parroquial “Casa del Cura”. Siempre vivió en la pobreza, sotana remendada y polvorienta. Siempre estaba del lado del pobre y del desvalido. Vivió como un santo, caminaba, rezaba, oraba… Eran unos años muy duros para un pueblo eminentemente agrario y dependiente de las cosechas, de los años de lluvia o de sequía. Los más viejos del lugar afirman que fue un cura que pasó muchos trabajos y predicaba con el ejemplo.
A pie, en moto, o en el coche negro destartalado, con calor, lluvia o viento siempre llegaba a la cita, aunque fuese empujando el vehículo. Sotana, sombrero negro, sereno y tenaz, pasaba largas horas en el confesionario y rezando por los pecados de todos.
Los primeros viernes de mes, el circuito de misas por todos los pagos, las visitas a los colegios, las catequesis en todos los barrios, recogimiento absoluto en la Semana Santa, las misas de madrugada, misas de resurrección, los ejercicios espirituales y los cursillos de cristiandad.
Se empeñó en hacer una nueva iglesia, abajo, junto a la carretera general, en el centro del pueblo. Para ello convenció al feligrés de La Asomada José Calero Mesa para que donase la mejor tierra que disponía en el pueblo de Tías. Una vez logrado el empeño para levantar el nuevo templo, el 25 de octubre de 1959 se bendecía la primera piedra de la actual iglesia.
Justo un año antes, en octubre del 1958, en un acto solemne, dice su primera misa el recién ordenado sacerdote Manuel Hernández Morales, cura nacido en los barrancos de Mácher. El acto contó con todos los párrocos de Lanzarote, autoridades, vecinos y familiares con un templo engalanado a la altura de las circunstancias.
En su tiempo, las nuevas normas de moralidad dictadas por el obispo Pildain originaron tensiones en la sociedad y a veces salpicaron a las autoridades por las disputas entre las fiestas paganas y religiosas. En 1965 le tocó activar la “Gran cruzada del rosario en familia” del padre Peyton, bajo el lema: “la familia que reza unida permanece unida”. D. José promovió la creación de un cine parroquial itinerante y para ello compitió, sanamente, y como Dios le ayudaba y le daba a entender, con el otro cine propiedad de Antoñito el canario, D. Antonio Rodríguez, o Cine Luz Tías, como era conocido. El cura quería usar el cine como arma cultural al servicio del pueblo con una oferta de películas sin censuras y de género neutro.
Muchas eran las penurias para llevar el cine por los pueblos con unos operadores voluntarios y que premiaba la asistencia gratuita a los monaguillos. La cartelera de gala para un día señalado se disputaba entre “El Padrecito” de Mario Moreno “Cantinflas” en el cine Parroquial en la Sociedad Vieja o una del Oeste con mucha acción en el Cine “Luz”. D. José era un cura con marcada vocación jesuita, entregado al apostolado, vivía para los demás, en su casa se respiraba pobreza, era “un Fray Luna”, vivía como un santo de verdad y merece ser canonizable, agregan quienes le conocieron en profundidad.
14.-Tras los trece años de permanencia del párroco anterior llega con su primer destino parroquial el cura nacido en Valleseco LUIS MARRERO SOSA (1968-1976) en diciembre de 1968. Aunque su antecesor dispuso de un par de meses para efectuar plenamente su despedida, al principio, intentó vivir en la casa vieja del cura, pero las condiciones de la misma no eran las más apropiadas para este joven sacerdote y opta por vivir temporalmente en una casa para maestros, luego en la casa a de la señora Cándida y más tarde en la propia iglesia, hasta que consigue a comienzos de los setenta terminar una pequeña casa parroquial junto a la iglesia.
A D. Luis le tocó estar en la parroquia de Tías entre el mayo francés y la posterior muerte de Franco. Fue un cura muy afable, cambió la disposición del púlpito, pasando de espaldas a dar la cara a los fieles, abandonó la sotana por el pantalón y camisa gris con alzacuello. Disponía de un “escarabajo” blanco y puntualmente recorría la geografía parroquial. Trabajó y escuchó a los jóvenes, las asociaciones juveniles y las asociaciones de vecinos. Se desvivió por todos, niños, jóvenes, mayores y ancianos, luchó por tener una parroquia más libre y justa.
Finalizó la obra iniciada por D. José de la iglesia con grandes sacrificios y la casa parroquial, ésta con la ayuda del PPO y la venta de las máquinas del cine Parroquial, que ya había entrado en quiebra, por las que el empresario Juan Perdomo le ofertó unos veinte mil duros. Promueve el inicio de construcción de nuevas ermitas en los pagos y logra techar la iglesia de Puerto del Carmen con la ayuda del empresario danés Neil Prahm.
15.-D. JESUS VEGA MESA (1976-79), llega a la parroquia entre la etapa preconstitucional y la celebración de las primeras elecciones democráticas, este cura natural de Ingenio cuenta que su antecesor le facilitó todos los detalles de la parroquia para que se sintiera a gusto, presentándole a las personas que tenían mayor implicación con la Parroquia: Cándida, Lila, Juanita, Benigno, Julián, Salvador, Mari Lola… y otras ligadas a la vida parroquial y social del pueblo.
Suso me cuenta, con una frescura evidente, que la vida en Tías, por aquellos años, se desenvolvía entre la iglesia y la Sociedad Unión Sur. La iglesia era un hervidero de jóvenes. Aparte de la catequesis o la celebración de las misas, el Movimiento Junior alcanza su esplendor y motiva a bastantes chinijos, que luego se iban integrando a los grupos de jóvenes: Julián, Marcos, Paco, Nélida, Dulce…eran algunos de los jóvenes que estaban muy implicados en la tarea. Los niños y los jóvenes trabajaban con una mentalidad muy abierta en actividades culturales, ecológicas, comunitarias. Las palmeras de la Avenida Central de Tías fue fruto del movimiento juvenil parroquial, que decidieron hacer una plantación para motivar el amor por la naturaleza. Suso emprendía con ellos caminatas para visitar senderos, cuevas, recoger “papas crías”, acampadas, encuentros con los muchachos de otros pueblos, etc.
Se crea la biblioteca parroquial con el empeño y el esfuerzo de todos y los domingos se puso en funcionamiento el club juvenil en uno de los salones de la iglesia. Puntualmente, a partir de las cuatro, se reunían más de 70 jóvenes para debatir temas de tipo político, social, religioso. Debates abiertos, espontáneos, que ayudaron a muchos a tomar conciencia de muchas situaciones, a saber expresarse, a pensar y a saber dialogar. Después de tres o cuatro horas de juegos, diálogo o canciones, el grupo se iba a la Sociedad donde había una pequeña discoteca, que abría un par de horas en festivo no más allá de las diez.
Suso realizó un gran trabajo con los jóvenes. Podemos hablar de una generación afortunada, generándose un clima de respeto entre los jóvenes y adultos. Suso promovió crear la comunidad religiosa de misioneras franciscanas para Puerto del Carmen.
16.-Terminan los años setenta, del incipiente inicio turístico se pasa al desarrollismo de los ochenta con la Democracia instaurada. Llega el nuevo obispo D. Ramón Echarren y propone a Jesús Vega Mesa la ocupación de Formador del Seminario Menor en Las Palmas. El bueno de Suso recurre a todos los apoyos para continuar su pastoral en Tías, que tantos frutos había alcanzado en poco tiempo.
En el decenio de los ochenta y noventa se dan varios movimientos de nombramientos cortos al frente de la parroquia de La Candelaria. El primero de ellos fue D MARTÍN LOPETEGUI ARTOLA (1979-1982). Era un cura de la orden franciscana, vasco de barba poblada, recto, claro, sensato y a veces rudo y duro, que al principio le costó mucho adaptarse al pueblo y también los feligreses al párroco, pero supo respetar todos los movimientos sociales activados desde la etapa de D. Luis.
17.- JESÚS MARQUÉS MARTÍN-CEREZO (1982-86), cura de vocación tardía, alta formación religiosa, con aspecto de aristócrata y de pareceres muy meticulosos y refinados. En su tiempo se procedió a realizar la permuta con un promotor de la vieja casa del cura, en la salida para San Bartolomé, por otra cercana al barranco de las Truchas. De esta manera las religiosas se instalaron en su nueva residencia.
Se hizo con un gran elenco de colaboradores y catequistas, promovió la formación de adultos e impulsó el Consejo Parroquial, produciéndose un estancamiento en las aspiraciones de los movimientos juveniles, con el cierre de los salones parroquiales.
Era un cura políglota, lo que le llevó a impulsar en Puerto del Carmen celebraciones en varios idiomas, francés, italiano, alemán…de ahí que el obispo le propusiese dirigir el templo Ecuménico de Maspalomas.
18.-JOSE RODRÍGUEZ DÍAZ (1986-89), cura franciscano, natural de Arucas, provenía de la cercana parroquia de Yaiza. A Pepe le toca finalizar los 80 reorganizando una parroquia que había crecido en feligreses. Para ello se hizo con un gran número de colaboradores, catequistas y potenció las visitas a las familias con enfermos en casa, relanzó los cursillos prematrimoniales para las parejas jóvenes, puso en marcha un programa en Radio Lanzarote, “La Iglesia hoy”, que se emitía en directo los sábados por la mañana. Cura muy campechano, cercano, sus amenas homilías cargadas de humanidad y humildad eran acompañadas de su buena voz y facilidad para cantar y tocar instrumentos musicales. Es compositor, autor de melodías y ha grabado dos discos.
19.- ANTONIO ALGARA (1989-1992) llegó a la parroquia de Tías procedente de Madrid, conectó rápido con la zona turística de Puerto del Carmen y fue el cura pionero de las misas en inglés. Se centró en la pastoral, las misas e impartir sacramentos, las catequesis y el trabajo social se lo adjudicó a la congregación de las franciscanas. Permaneció apenas dos años.
20.-El párroco que menos tiempo ha estado al frente de la parroquia ha sido el número veinte del orden, MIGUEL SAN MARTÍN (1992-93). Ex jesuita, llegó a la parroquia de Tías procedente del extranjero, concretamente de Uruguay. Existe un libro publicado sobre su misión. En sus estancias en las misiones había sufrido un atentado que le había dejado secuelas físicas y psíquicas. Su estancia estuvo marcada por la enfermedad, que le producían algunos impedimentos para desarrollar sus funciones, perdía fácilmente el hilo conductor de las homilías.
21.- D. DOMINGO RIVERO VIERA (1993-98), cura natural de Teror, se hace cargo de la parroquia en calidad de diácono durante todo un año, asistido por un cura de Las Palmas, que celebraba las misas los domingos hasta que en el 1994 obtiene la titularidad de la parroquia. Este cura en sus cinco años centró sus esfuerzos en: la atención a la Parroquia y al trabajo con Cáritas y a los actos conmemorativos del Bicentenario de la parroquia.
Domingo fomentó la participación a través de la solidaridad canalizando esfuerzos hacia los más desfavorecidos a través de Cáritas y emprendió una labor de restauración de todos los templos de la parroquia. Para preparar los actos del Bicentenario, cuya onomástica se cumplía el 18 de julio de 1996, se crea la asociación cultural “Cobican 96” que elabora un plan de trabajo dividido en tres programas: uno sobre la historia general de la parroquia, rescate de tradiciones y fiestas religiosas, otro sobre actividades religiosas y un programa de participación vecinal. Promovió el hermanamiento con la parroquia de La Oliva.
Este cura actualmente está secularizado, trabaja para la fundación Yrichen, está casado y tiene dos hijas.
22.- El penúltimo cura fue D. AMBROSIO SEBASTIÁN ABESO NBESO-NDJENG ANGONO (1998-2004). Natural de Guinea Ecuatorial, inicia sus estudios sacerdotales en Malabo y los culmina en Canarias. El obispo le nombra párroco de La Candelaria en Tías. Una vez más la parroquia pasa a estar regentada por un cura primerizo. “Es tu primer amor y nunca se te olvida”, le dijo el Obispo Francisco Cases.
La llegada de este cura de color no pasa inadvertida para la sociedad. Ambrosio se instala junto a su amplia familia en la casa parroquial y es acogido por un municipio multicultural. Durante su estancia hace de mecenas para la comunidad guineana en la isla, publica un libro y pregonó estas fiestas en el 2007.
23.-Con el actual párroco JOSE MANUEL MARTINEZ CRUZ, concluimos este recorrido de 215 años, destacar que la personalidad de cada uno de estos curas y la relación de ellos con la sociedad de este municipio han configurado una parte importante de la identidad histórica de Tías en los tiempos en los que la religión católica fue preponderante en el aspecto espiritual de esta comunidad. La realidad actual es más diversa en todos los sentidos y no por ello Tías deja de necesitar personas, independientemente de su credo religioso o ideológico, que jueguen el papel que han desempeñado la mayoría de estos curas: relacionarse con la sociedad, ser solidarios, preocuparse por los que sufren, participar en las mejoras que necesita el municipio, defender en la práctica los valores humanos…
Termino con una décima prestada por un amigo que dice:

En épocas de crear
Elementos de la historia
Avivando la memoria
Por los hechos que al llegar
Soplan las brisas del mar
Virgen madre legendaria
Virgen madre eres canaria
Da remansos de calor
Da ternura y dulce amor
Virgen de la Candelaria

¡Felices Fiestas de La Candelaria. Tías 2011!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s