Dos formas de declararse

Publicado: 2 octubre, 2015 en Tradiciones1

Fuente: Curandería y cancionero lanzaroteños
Por Jesús Mª Godoy Pérez

En la sala de baile, o en la casa de la amada. En la sala, el chico dejaba caer su sombrero; si ella se lo recogía y se lo devolvía, asentía en el noviazgo. En la casa, el joven le arrojaba el sombrero por la ventana, exclamando: «¡Gorra pa dentro!», o «¡Turre pa dentro!», entendiendo -dicen- por «turre» una voz propia del pastoreo o de la conducción del ganado; si ella se lo devolvía, exclamando: «¡Gorra pa fuera!», o en su lugar le lanzaba su pañuelito, al día siguiente, como en el caso anterior, los respectivos padres discutían las condiciones del noviazgo y de la boda, discusiones que, entre vinos y roscos, a veces se prolongaban varios días.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s